Crumble de queso fresco y frutos rojos

“Whole Kitchen” en su propuesta dulce para el mes de septiembre nos invita a preparar un postre clásico inglés: Crumble.
Me encanta el crumble y esta vez he intentado adaptarlo al máximo a la dieta baja en calorias. 

Crumble de queso fresco y frutos rojos



Ingredientes para cuatro personas:
1 tarrina de frambuesas frescas
1 tarrina de arándanos frescos
75 g de mantequilla
harina
1 cucharada de azúcar moreno
8 cucharadas de queso fresco batido 0%

Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Cortamos la mantequilla en trocitos pequeños en un bol. Le añadimos la cucharada de azúcar moreno y vamos añadiendo la harina. Tenemos que mezclar los tres ingredientes hasta que se vayan formando migas de ellos. No he puesto las cantidades de harina ya que he ido añadiendo a medida que la mezcla iba admitiendo más. Una vez se hayan formado las migas y se nos separe la mezcla totalmente de las manos lo ponemos sobre un papel de hornear en la placa de horno. Horneamos hasta que veamos que nuestras migas estan doraditas. Hay que ir con cuidado porque se quema rápidamente. A mí la primera hornada se me quemó!!
Por otro lado pasamos por la batidora las frambuesas y arándanos, excepto los que vayamos a utilizar para decorar. Colamos el batido de frutos rojos y lo vertemos en los vasitos o platos de presentación. Añadimos dos cucharadas soperas de queso batido por ración y por último espolvoreamos el crumble.
A mí me gusta darle un toque de grill en el último momento antes de servir, sólo para que este calentita la parte superior de nuestro postre, y así haya un contraste de temperaturas.
Adornamos con las frambuesas y arándanos reservados.

Buen provecho!

Pizza de patatas y frankfurt

La primera vez que  comí pizza fue con unos doce años en una localidad cercana a Torino llamada Collegno. La recuerdo como la mejor pizza del mundo, primero porque era la única que me había comido y además era la primera vez que iba a un restaurante sola sin mis padres y además de noche!!!!!
Se trataba de un intercambio cultural y ya entonces me quede encantada con la cocina italiana, de la que como sabéis soy admiradora. 
Whole Kitchen  en su propuesta salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana: Pizza. 

Para escoger los ingredientes he pensado en los que volverían locos a los peques y he escogido las patatas y las salchichas de frankfurt. 
Ingredientes para cuatro pizzas individuales grandecitas:
Para la masa:
500 g de harina de fuerza
250 ml de agua
10 g de levadura fresca
25 g de aceite de oliva
10 g de sal
Para el relleno:
Mozarella rallada (No pongo cantidades, esto a ojo)
4 patatas mediana
4 salchichas de frankfurt 
Salsa de tomate 
Sal 
Orégano
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Para la preparación de la masa y la salsa de tomate os pongo el enlace de la PIzza Verde y allí lo explico. 
Una vez tenemos la masa ya lista para rellenar y con la forma deseada la ponemos sobre un papel de horno en la bandeja de horno. 
Comenzaremos por poner la salsa de tomate sobre las bases de pizza. En casa nos gusta con bastante tomate. Espolvoreamos el orégano. Continuamos  poniendo las patatas peladas, lavadas y cortadas bien finas. A poder ser con la mandolina. Debemos cubrir toda la masa de la pizza. Salamos las patatas y ponemos una capa del centro haca el exterior de salchicha de frankfurt. Por ultimo espolvoreamos la mozzarella al gusto. 
Horneamos la pizza durante una media hora aproximadamente. Dependerá del  grosor y del horno.
Fuerza para la semana, que viene el otoño!!!!!!!!

Trifle de melocotón y arándanos

Espero seguir de vacaciones cuando leáis esto. Esta es una entrada programada, con el permiso del Sr. Blogger. Tengo otra cita importante con la blogosfera…

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar un postre clásico británico: trifle. 
Como veís el postre consiste en diferentes capas de bizcocho, frutas, crema y en mi caso mascarpone. También los hay con capas de gelatina, nata, chocolate…
En algunas recetas de trifle encontraremos el bizcocho emborrachado con cualquier licor. Yo no lo he hecho ya que tenía a mis niños a la mesa y además a mí me empalaga un poquito. 
Para mí ha sido una receta de aprovechamiento ya que he aprovechado los dos melocotones que me quedaban en la nevera, el bizcocho que tenía preparado, y bueno, ya está no he aprovechado nada más. 
Trifle de melocotón y arándanos

Ingredientes para seis raciones:
Tanto para la crema como para el bizcocho seguid los enlaces y encontrareis las dos recetas con los ingredientes que he utilizado también para esta receta. 
2 melocotones
1 cajita de arándanos
1 tarrina de mascarpone
Licor para emborrachar el bizcocho o bien alguna mermelada de frutas (En mi caso no, pero es buena idea)
Preparación: 
Una vez tenemos ya tanto el bizcocho como la crema fríos pasamos al montaje del plato, que es aconsejable hacerlo con un dos o tres horas de antelación para que los sabores se integren. 
La gracia del postre es montarlo en un recipiente transparente en el que se puedan apreciar las diferentes capas. Yo lo he hecho en una fiambrera de cristal, no sabía exactamente cuántos seríamos para comer y me ha parecido más práctico, y me ha gustado, pero si se hace en raciones individuales queda muy chulo en copas. 
En el fondo del recipiente desmenuzamos bizcocho y cubrimos el fondo. Sobre esta primera capa ponemos el mascarpone cubriendo todo el bizcocho y estirándolo de manera que cubra las paredes del recipiente. En la siguiente capa pondremos los melocotones troceados. En la siguiente, volvemos a desmenuzar bizcocho cubriendo de nuevo toda la superficie. Cubrimos esta capa de bizcocho con la crema pastelera. Bueno, no sólo la he cubierto sino que he puesto toda la crema. Una capa generosísima. 
Y por último los arándanos. 
Los que esteis a régimen, dejadlo para otro momento. Según nos explican en Whole Kitchen es típico en Inglaterra tomarlo en navidades, por algo será, no??
Hasta muy prontito!!


Paella

La paella. Plato estrella en muchas casas de este país y en periodo estival me temo que más todavía. Por ese motivo:
Whole kitchen  en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española, la Paella. 
Este es uno de mis platos preferidos pero tengo mis manías. Jamás la como fuera de casa, me refiero a restaurantes. Tengo el listón muy alto y el motivo no es otro que la paella de mi padre es la mejor del mundo, mundial!!!! Tengo que decir que mi hermana le va a la zaga y no tiene nada que envidiarle, pero la vetaranía del Maestro es un grado. 
Por este motivo, teniendo unos paelleros como los que tengo en casa yo, prácticamente ni lo intento. Hago todo tipo de arroces pero la paella la reservo para cuando me invitan a sus casas. 
El otro día hicimos una comida familiar y fue mi padre el que hizo la paella en mi casa. Incluso se trajo la olla en la que la hace. Que no es una paellera, pero le sale exquisita. 
La preparación de la receta es la redacción que me ha enviado mi padre. Me ha hecho hincapié en  que os diga que es una paella sui generis. No es valenciana, no es de marisco exclusivamente. Tampoco de verduras. Es la nuestra, la de mi familia. LA PAELLA DE MI PADRE. 
La paella de mi padre

Ingredientes para ocho personas:
1 kg de arroz 
16 gambas rojas grandes 
16 cigalas grandecitas fresquísimas
2 sepias limpias y la salsa de una de ellas
6 calamares grandes 
1/2 Kg de mejillones
1/4 almejas
1 Kg de carne magra de cerdo
3 tomates rallados
Unas hebras de azafrán
3 ajos
Unos granos de pimienta
Sal 
Aceite de oliva
Preparación (transcripción de la receta de mi padre): 
Freímos dos o tres ajos, que machacaremos en el mortero con unos granos de pimienta, el azafrán y un poco de sal.

Mientras, abrimos los mejillones y las almejas con agua salada que luego usaremos para el caldo.

Doramos la carne. Truco: Ha de quedar bien dorada, esto hará que el arroz coja un punto enganchoso. Cuando está, muevo toda la carne a la mitad derecha de la paella y en la otra mitad doro la sepia y el calamar. Cuando está lo junto todo a la derecha y en el espacio que queda doro dos o tres tomates rallados.

Luego lo juntamos todo para que se junten los sabores,ahora es el momento de poner lo del mortero disuelto con parte del caldo de los moluscos y añadimos el resto a la paella. Añadimos agua caliente y dejamos hervir hasta que todo este,casi blando, se acabara de ablandar con el arroz.

Añadimos agua caliente si ha reducido tras la cocción, corregimos de sal y cuando vuelva a hervir ponemos el arroz, la medida... Yo suelo hacer un caballón de lado a lado de la paella, que sobresalga.

Tras extender bien el arroz por todo el recipiente (no se volverá a tocar) es el momento de poner, clavándolos, los mejillones y las almejas, por último colocamos bien tapado por el caldo el marisco. Imprescindibles las gambas rojas y unas cigalas frescas.

La cocción, esto se aprende de la experiencia, pero... Fuego fuerte durante los primeros 5-10 minutos controlando que hierva igual por todos lados, yo suelo mover la paella dándole la vuelta, luego otros 5 minutos reduciendo el fuego para que hierva más por el medio. Al final fuego fuerte hasta que no quede caldo ninguno, se oiga, literalmente, crujir el arroz, y huela a quemado si acercas la nariz.

Truco. Dejar reposar 5 minutos con el fuego apagado, y tapado con un trapo de cocina limpio.

Cada paella que hagamos nos saldrá mejor que la anterior, ya que la experiencia cuenta mucho en la cocina, y con esta maravilla de plato, más...



Vamos, no hace falta decir nada más, verdad?


					

Clafoutis de moras y arándanos

Llego por los pelos!!!!! Como siempre todo a última hora. Creo que me tendría que ir mentalizando que si ya no he cambiado, no creo que lo vaya ha hacer ahora, no? 
Me lo dejo todo para el final y me da una rabia, que no os imaginais. 
Bueno el tema es que casi no llego a la receta de hoy. Pero aquí estoy, así que vamos al lío.
Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de mayo nos invita  a preparar un clásico de la cocina francesa, Clafoutis.
La primera vez que hoy hablar de este postre fue a Karlos Arguiñano y la verdad, me llamó la atención por el nombre. Es una palabra que me gusta mucho como suena. Según he visto en Wikipedia la palabra proviene de “Clafir” que significa rellenar en occitano. 
Resulta un dulce muy ligero, no se hace nada pesado. La masa tiene prácticamente los mismos ingredientes que los crêpes, pero se le añade frutas antes de hornear. 
El clafoutis tradicional es con cerezas, aunque se le puede poner cualquier tipo de frutas. 
Clafoutis de moras y arándanos
Ingredientes para cuatro claufoutis individuales:
250 g de moras y arándanos congelados
100 g de fructosa
125 g de harina 
3 huevos
300 ml de leche 
Una pizca de sal
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC. 
Ponemos en un bol la harina tamizada, la fructosa y la pizca de sal. Por otro lado batimos los huevos, y los vertemos sobre la mezcla de harina y fructosa. Lo mezclamos y poco a poco vamos añadiendo la leche. Lo mezclamos todo. 
Dependiendo el molde que utiliceis habría que cubrirlo de mantequilla (porcelana, vidrio) yo lo he hecho con los de silicona y no es necesario. 
Ponemos en el fondo del molde las moras y arándanos, ya descongeladas (las descongelé y escurrí un ratito, por si acaso echaban agua?) Con un cazo llenamos los moldes con la masa. 
Horneamos durante unos 30 o 35 minutos a 180ºC. En mi caso con 30′ han tenido suficiente. 
También tengo que deciros que habitualmente se sirven fríos y en el recipiente en el que se han horneado, aunque yo no lo he hecho!!
Probarlos, es fácil y están riquísimos.