Tartaletas de hojaldre con compota de manzana

¡Juro que nunca más volveré a comprar hojaldre! La diferencia es tremenda . Realmente no parece que estés comiendo lo mismo cuando el hojaldre es casero.

Yo creía que era una cosa muy complicada. Cuando oía la palabra pliegues se me ponían los pelos de punta pero realmente es bastante sencillo. Eso sí necesita su tiempo. Porque entre pliegue y pliegue debe reposar en la nevera. Pero también es cierto que se puede congelar, por tanto, una vez que nos ponemos, lo podemos hacer para guardar.

A ver que os parece?

 

Tartaletas de hojaldre con compota de manzana

Ingredientes (Salieron 24 tartaletas)

Para el hojaldre:

250 g de harina

5 g de sal

125 g de agua

190 g de mantequilla

Para la compota:

3 manzanas Golden

40 g de azúcar moreno + un poquito más para espolvorear

20 g de agua

20/30 g para pintar

1 vaina de vainilla

Preparación:

Ponemos la harina, 20 g de mantequilla pomada, la sal. Lo mezclamos todo y poco a poco vamos añadiéndole el agua fría de la nevera.

He de decir que al hojaldre le gusta que lo hagamos a temperaturas tirando a bajas y si tenemos una sonda para poder controlar esta temperatura muchísimo mejor. Yo de momento no la tengo y me ha salido, pero he intentado trabajar lo más rápido posible para que la masa no subiera en exceso de temperatura.

Amasamos e intentamos que la masa quede lisa. Si tenemos sonda procuramos que si pinchamos la masa no supere los 24ºC. Si superamos esta temperatura simplemente lo que haremos será meter la masa en la nevera.

Hacemos una bola con la masa, le marcamos una cruz en la superficie, no demasiado profunda y le abrimos las puntas hacía el exterior. Metemos en la nevera una media hora.

Mientras se enfría la masa ponemos la mantequilla en una hoja de guitarra (plástico fuerte) o en papel sulfurizado para intentar hacer un cuadrado más o menos uniforme con la ayuda del rodillo. deberíamos dejar un grosor de 2 cm aproximadamente. Lo reservamos en la nevera.

Espolvoreamos harina en nuestra mesa de trabajo. Empezamos a estirar la masa, intentando hacer un cuadrado de unos 20 cm por cada lado. Una vez lo tengamos le ponemos en el centro el bloque de mantequilla en dirección contraria al que está la masa  y cerramos hacía el centro las puntas de la masa. Como si fuese un hatillo, pero intentando que quede lo más ajustado posible, punta con punta. Espolvoreamos un poquito de harina y empezamos a estirar con mucho cuidado. Nuestro objetivo es obtener un rectángulo de unos 35/40 cm de largo. Y hacemos el primer pliegue que será doble. Porque este hojaldre llevará dos pliegues dobles y uno sencillo. Cogemos un extremo de la masa y la llevamos hasta el centro de la masa, lo mismo con el otro extremo y por último lo doblamos un pliegue sobre el otro, como si estuviésemos cerrando un libro. Inmediatamente lo metemos en el congelador 10 minutos.

Pasado este tiempo sacamos del congelador y repetimos la operación anterior. Estirar, doblar y congelador diez minutos.

Para el último pliegue volvemos a estirar, pero esta vez hemos dicho que el pliegue será sencillo por tanto hacemos una división imaginaria de la masa en tres partes y doblamos  un extremo sobre el otro y de nuevo al congelador 10 minutos.

MIentras reposa el hojaldre en el congelador hacemos la compota. Pelamos y cortamos dos manzanas. Las ponemos en un cazo con el agua, el azúcar y la pulpa de una vaina de vainilla ( si es de buena calidad sólo la mitad). Dejamos al fuego hasta que la pulpa de la manzana este blanda, prácticamente puré. Yo no necesité ni pasar la manzana por la batidora.

Estiramos la masa en forma rectangular. Dejamos un grosor de 2-3 cm y cortamos las porciones con el cortapastas que más nos guste. Sobre cada círculo de hojaldre ponemos la compota de manzana, si tenemos manga es mucho más rápido. Por último añadimos rodajas de manzana, pintamos con mantequilla derretida y espolvoreamos azúcar moreno.

Metemos al horno precalentado a 200ºC y bajamos la temperatura a 180ºC. En la cocción siempre depende del horno. En mi caso tardaron unos 20 minutos en quedar como veis.

 

Os apetecen???

 

 

Crumble de queso fresco y frutos rojos

“Whole Kitchen” en su propuesta dulce para el mes de septiembre nos invita a preparar un postre clásico inglés: Crumble.
Me encanta el crumble y esta vez he intentado adaptarlo al máximo a la dieta baja en calorias. 

Crumble de queso fresco y frutos rojos



Ingredientes para cuatro personas:
1 tarrina de frambuesas frescas
1 tarrina de arándanos frescos
75 g de mantequilla
harina
1 cucharada de azúcar moreno
8 cucharadas de queso fresco batido 0%

Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
Cortamos la mantequilla en trocitos pequeños en un bol. Le añadimos la cucharada de azúcar moreno y vamos añadiendo la harina. Tenemos que mezclar los tres ingredientes hasta que se vayan formando migas de ellos. No he puesto las cantidades de harina ya que he ido añadiendo a medida que la mezcla iba admitiendo más. Una vez se hayan formado las migas y se nos separe la mezcla totalmente de las manos lo ponemos sobre un papel de hornear en la placa de horno. Horneamos hasta que veamos que nuestras migas estan doraditas. Hay que ir con cuidado porque se quema rápidamente. A mí la primera hornada se me quemó!!
Por otro lado pasamos por la batidora las frambuesas y arándanos, excepto los que vayamos a utilizar para decorar. Colamos el batido de frutos rojos y lo vertemos en los vasitos o platos de presentación. Añadimos dos cucharadas soperas de queso batido por ración y por último espolvoreamos el crumble.
A mí me gusta darle un toque de grill en el último momento antes de servir, sólo para que este calentita la parte superior de nuestro postre, y así haya un contraste de temperaturas.
Adornamos con las frambuesas y arándanos reservados.

Buen provecho!

Cupcakes de fresa

Hoy vengo con una receta dulce. Una de esas de las que no debo comer, pero tengo que confesaros que me comí la mitad de una. La tentación fue demasiado intensa.

Hace tres o cuatro meses escuché un programa en la radio en la que comparaban las magdalenas con las cupcakes y criticaban la cupcakemanía que “sufrimos”, sobretodo teniendo un producto nacional tan bueno como la magdalena. Como buenos patriotas, los locutores, votaron a favor de la magdalena, la mayoría de los oyentes que votaron, también.

Pero yo me pregunto, ¿que tendrá que ver una cosa con la otra? En mi opinión no tiene nada que ver un producto con el otro y lógicamente te puede gustar más una magdalena que un cupcake, pero los cupcakes no están aquí para sustituir a la magdalena.

Así que si por casualidad me lee algún forofo de las magdalenas que no me maldiga por que me gusten estos pastelitos con crema por encima, que también me encantan las magdalenas!!

Ahh!!! Por cierto, estas cápsulas de silicona son las que me regaló Helena al resultar la ganadora de su sorteo. Gracias una vez más Helena :)
La receta:

Cupcakes de fresa


Ingredientes para 6/7 cupcakes:


Para las cupcakes

50 g de fructosa
50 g de harina de todo uso
50 g de mantequilla
1/2 cucharadita de levadura seca
Una gotita de aroma de vainilla
1 huevo
6 fresas
Para el frosting
12 fresas
150 g de mascarpone
50 g de azúcar glas
Una puntita de colorante rosa Wilton
Para decorar
Fideos de colores 
6/7 fresas
Preparación:
Empezamos por mezclar la fructosa con la mantequilla pomada. Añadimos los demás ingredientes y mezclamos todo enérgicamente. Las fresas las añadiremos en trocitos, por ejemplo podemos cortarlas en ocho trozos cada una. 
Ponemos la mezcla en las cápsulas que ya tendremos en el molde. Y lo ponemos en el horno precalentado. La temperatura del horno a 180ºC y durante aproximadamente unos veinte minutos. 
Mientras que se hacen los cupcakes aprovechamos para preparar la crema de mascarpone. Empezamos por triturar las 12 fresas con la batidora. En un bol mezclamos el queso, el zumo de fresas y el azúcar glas. Le añadimos también el colorante en gel. Lo pondremos mojando la punta de un palillo y metiéndolo en el frosting.  Si vemos que la textura  de la crema es demasiado líquida le ponemos más queso. 
Traspasamos la crema a la manga pastelera y guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir. 
Cuando las cupcakes ya estén frías le ponemos el frosting con la manga y por último las decoramos con los fideos de colores y con una fresita. 
Feliz miércoles a todos!!

Trifle de melocotón y arándanos

Espero seguir de vacaciones cuando leáis esto. Esta es una entrada programada, con el permiso del Sr. Blogger. Tengo otra cita importante con la blogosfera…

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar un postre clásico británico: trifle. 
Como veís el postre consiste en diferentes capas de bizcocho, frutas, crema y en mi caso mascarpone. También los hay con capas de gelatina, nata, chocolate…
En algunas recetas de trifle encontraremos el bizcocho emborrachado con cualquier licor. Yo no lo he hecho ya que tenía a mis niños a la mesa y además a mí me empalaga un poquito. 
Para mí ha sido una receta de aprovechamiento ya que he aprovechado los dos melocotones que me quedaban en la nevera, el bizcocho que tenía preparado, y bueno, ya está no he aprovechado nada más. 
Trifle de melocotón y arándanos

Ingredientes para seis raciones:
Tanto para la crema como para el bizcocho seguid los enlaces y encontrareis las dos recetas con los ingredientes que he utilizado también para esta receta. 
2 melocotones
1 cajita de arándanos
1 tarrina de mascarpone
Licor para emborrachar el bizcocho o bien alguna mermelada de frutas (En mi caso no, pero es buena idea)
Preparación: 
Una vez tenemos ya tanto el bizcocho como la crema fríos pasamos al montaje del plato, que es aconsejable hacerlo con un dos o tres horas de antelación para que los sabores se integren. 
La gracia del postre es montarlo en un recipiente transparente en el que se puedan apreciar las diferentes capas. Yo lo he hecho en una fiambrera de cristal, no sabía exactamente cuántos seríamos para comer y me ha parecido más práctico, y me ha gustado, pero si se hace en raciones individuales queda muy chulo en copas. 
En el fondo del recipiente desmenuzamos bizcocho y cubrimos el fondo. Sobre esta primera capa ponemos el mascarpone cubriendo todo el bizcocho y estirándolo de manera que cubra las paredes del recipiente. En la siguiente capa pondremos los melocotones troceados. En la siguiente, volvemos a desmenuzar bizcocho cubriendo de nuevo toda la superficie. Cubrimos esta capa de bizcocho con la crema pastelera. Bueno, no sólo la he cubierto sino que he puesto toda la crema. Una capa generosísima. 
Y por último los arándanos. 
Los que esteis a régimen, dejadlo para otro momento. Según nos explican en Whole Kitchen es típico en Inglaterra tomarlo en navidades, por algo será, no??
Hasta muy prontito!!


Tacitas de helado de melocotón

Hoy toca “La recepta del 15″ y este mes nos han pedido helados y sorbetes. 
Me ha gustado la experiencia. Como siempre me costó decidirme por el ingrediente principal. Sólo tenía claro que lo haría de fruta, pero no cual. Me fui con mis peques a la frutería y les pregunté a ellos que fruta preferían. Extrañamente, por unanimidad eligieron “Préssecs” (melocotones en catalán) así que helado de melocotón. Y digo que extrañamente por unanimidad por que normalmente discrepan. Si les digo, ¿qué peli vamos a ver?, uno dice Transformers y la otra Kung Fu Panda 2. Si digo que os apetece cenar, Francesc dice pizza, Isolda sopita. Total que al final acabo decidiendo yo y así no hay discusión. 
Vuelvo al helado. No me he comprado la heladera. Sí, ya sé que están tiradas. Pero no me acabo de decidir, mi cocina es pequeña y me da un poco de pereza otro cacharro. Me he planteado una meta, si hago helado al menos en el verano tres o cuatro veces valdrá la pena la compra y la compraré en cuánto la vea, sino es tirar el dinero y el preciado espacio de mi cocina. 
Y con respecto a la receta he visto mil y no he tomado referencia de ninguna en particular pero me han ayudado todas las que he visto. 
Para el próximo helado utilizaré el azúcar invertido, que según parece evita la cristalización del helado. Me ha quedado bastante cremoso pero creo que con el azúcar invertido quedará impecable. A la receta. 
Tacitas de helado de melocotón

Ingredientes para unas seis raciones como las de la foto:
1 Kg de melocotón de viña pelado y cortado (Sin hueso)
100 g de fructosa 
500 g de nata para montar 35% M.G. 
2 claras 
2 yemas

Preparación:
Montamos la nata con la batidora, añadimos la fructosa. Reservamos en la nevera. Batimos la fruta en la batidora hasta que quede un puré fino. Le añadimos las dos yemas bien batidas y esta mezcla la unimos a la nata montada con movimientos envolventes. Reservamos en la nevera. 
Montamos las claras con una pizquita de sal. Las mezclamos con la mezcla de la nevera, de nuevo con movimientos envolventes y ya podemos pasarlo al congelador. 
Cada hora y media aproximadamente sacaremos el helado de la nevera para moverlo bien y evitar la cristalización del helado y así conseguiremos más cremosidad. Estaría bien repetir esta operación unas cinco o seis veces. 
Si se nos pasa de congelado a la hora de servir podemos meterlo de treinta segundos a un minuto en el micro y luego le pasamos la batidora y así recupera rápidamente la cremosidad a la hora de servir. 
Yo lo he servido en unas tacitas cuquis, cuquis que me compré el otro día y que estaba loca por usarlas. 
Me voy el domingo a Menorca de vacaciones. Yupi! Pero, si blogguer no me falla apareceré por aquí con alguna entrada programada así que… besitos a todos!!!!