Calabacines salteados, Maître d’Hôtel

El post de hoy responde al reto que nos lanzaron Ingrid y Alba del blog “Film and food”. El reto consiste en cocinar una receta de Julia Child.
Os recomiendo el blog ya que mediante una peli o serie proponen platos. Por ejemplo, para “Mujeres Desesperadas” eligieron “Muffins con pepitas de chocolate” como los que cocina Bree en la serie.
El reto de Julia Child me ha parecido muy enriquecidor ya que es un personaje que yo no conocía. Si que había visto alguna receta en la red, pero no conocía la historia. Este Sant Jordi me regalaron el volumen dos de su libro”Mastering the art of french cooking” (en la FNAC no tenían el uno), y ahora sólo me falta ver la peli “Julie and Julia” que es la que cuenta la historia de esta interesante cocinera y de una joven que sin tener ni idea de cocina se propone cocinar todas las recetas del libro de Julia en un año.
Tengo que reconocer que he escogido una receta sencillita dentro del universo del libro. ¡El volumen dos tiene 555 páginas!
Yo utilicé la receta como guarnición para unos impresionantes chuletones.

Calabacines salteados, Maître d’Hôtel
Ingredientes para cuatro personas:
Dos calabacines grandecitos
80 g de mantequilla
1 cucharada sopera de aceite de oliva
1/2 limón
Sal

Preparación:
Pelamos y cortamos los calabacines en bastoncillos. Ponemos una olla con agua a hervir. Cuando el agua esté hirviendo metemos los bastoncillos y los dejamos hirviendo unos 10 minutos. Cuando estén los retiramos y metemos en agua helada unos 3 o 4 minutos. Después los ponemos  sobre un papel absorbente o bien un trapo limpio para que absorba toda la humedad.

Ponemos una olla bajita o una sartén con tapa al fuego y le añadimos una cucharada de aceite de oliva y la mantequilla, y dejamos que se deshaga. Cuando esté desehecha le añadimos los calabacines y los salteamos hasta que empiece a coger un color doradito la mantequilla, salamos. 
Le ponemos el zumo de limón y tapamos con la tapa un par de minutos. Y ya tenemos una magnífica guarnición de Julia Child.


Dorada a la plancha con vinagreta de acelgas y avellanas

La receta que traigo hoy hace bastante tiempo que la conozco. Recuerdo que la encontré en Internet pero no sé dónde. Creo recordar que era una creación de Juan Mari Arzak.
En casa nos gusta mucho el pescado, bueno a Francesc no. Lo comemos muy a menudo, y la dorada es de mis preferidos.
Cuando era pequeña no recuerdo haberlo comido. Fue a partir de pasar un par de veranos trabajando en la Costa Brava que lo conocí. El restaurante en el que trabaja se llamaba “Nautilus” estaba delante del mar y lógicamente se dedicaba principalmente al pescado.
Allí la dorada casi siempre la servíamos “a la sal”. Recuerdo cuando traían el pescado por la mañana, tan terso y ese olor a mar tan delicioso. Me trae muy buenos recuerdos, trabajé mucho pero también lo pasé muy bien con dos amigos maravillosos, Rosó y Jaume.
Bien, con esta receta que me ha hecho volver al pasado y recordar grandes momentos quiero participar en el concurso que ha organizado Lorelai del blog “Principiando en la cocina”. Ha organizado el concurso para celebrar que ya tiene 100 seguidores y lo ha dedicado a las recetas de pescado. Así que hay va la receta.

Dorada a la plancha con vinagreta de acelgas y avellanas

Ingredientes para cuatro personas:
Cuatro doradas de ración en dos lomos
400 g de acelgas frescas
100 g de avellanas
Aceite de oliva
Sal en escamas
Vinagre de Jerez

Preparación:
Limpiamos las acelgas retirándole al máximo, por supuesto las pencas, pero también los posibles nervios que hay en las hojas. Intentaremos que únicamente quede las partes verdes de la hoja.
Blanqueamos las hojas de acelga metiéndolas en una olla con agua hirviendo tres o cuatro minutos. Y rápidamente las pasamos a una olla con agua fría y a poder ser con cubitos de hielo. Así mantendrán un intenso color verde.

Las escurrimos bien y las ponemos en el vaso de la batidora. Cubrimos las acelgas con aceite de oliva y batimos el contenido. Añadimos un par de dedos más de aceite, vinagre al gusto y sal (yo la puse en escamas) y volvemos a batir. Cuando ya tengamos la cantidad que deseemos de vinagreta le añadimos la mitad de las avellanas y batimos ligeramente para que queden cortadas pero no totalmente batidas. Reservamos.
En una plancha, bien fuerte el fuego,  hacemos el pescado. A mí no me gusta muy hecho. Intentando que al estar la plancha muy caliente, se dore en  las superficies pero el interior quede jugoso.
Y ya está, sólo falta emplatar. Como veis en la foto yo puse la vinagreta por debajo y le puse algunas avellanas enteras. El resto de la vinagreta lo servimos en una salsera.

Espero que os guste!

Monas de Pascua

Vuelvo para enseñaros la Mona que le hemos hecho a mi sobrino Arnau entre mis hijos y yo. Ellos encantadísimos de hacerle una Mona al peque de la familia y yo disfrutando como una enana.
Arnau es un niño muy, muy guapo y muy listo de un año y casi tres meses. Nos tiene loquitos a todos porque es muy simpático y muy teatrero.
Le encanta Bob Esponja, baila con él como un descosido así que su tía le ha hecho una Mona de Bob Esponja.
La receta ha sido facilita pero deliciosa, como habéis visto hoy he tenido trabajillo, no lo tenía adelantado.
La receta del bizcocho la encontré en uno de mis blogs de cabecera “Els fogons de Labordeta”. Únicamente le he hecho una pequeña modificación ya que le he puesto cacao y un yogur griego en vez de uno natural.

La Mona de Arnau


Ingredientes para un molde de 15 cm (He puesto las mismas cantidades que en la receta de “Els fogons” ya que aunque el molde es pequeño quería que me quedara altito):
1 yogur griego
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
3 huevos
1/2 medida de aceite de girasol
1/2 sobre de levadura química
3 cucharas de postre rasas de cacao puro
Donde pongo medidas me refiero a la medida del recipiente del yogur.
Preparación:
Ponemos en un bol el yogur, el azúcar y los tres huevos y lo mezclamos todo. Una vez mezclado vamos incorporando la harina poco a poco. Cuando acabemos con la harina ponemos la levadura y el cacao en polvo. Seguimos mezclando. Finalmente le añadimos el aceite. Acabamos de mezclarlo todo muy bien, sin grumos y lo dejamos reposar unos diez minutillos.
Encamisamos un molde y vertemos la mezcla. Lo metemos en el horno precalentado a 190ºC durante unos 30-35 minutos. No puedo decirlo con exactitud. Prefiero hacer la prueba de pincharlo para asegurarme de que está hecho.
Cuando comprobemos que ya sale limpio el pincho lo sacamos del horno y abrimos el molde para que enfríe.
En cuánto podamos lo pasamos a una rejilla para que acabe de enfriarse.
Una vez frío lo partimos por la mitad para rellenarlo. Le hemos puesto sirope de fresa.
Cómo veis nosotros lo hemos decorado con unos huevitos Kinder,que para ponerlos hemos agujereado ligeramente la superficie del pastel para que quedasen fijados, las plumas, los muñequitos de Bob Esponja y por último y en la base hemos puesto unos pulpos de gominolas y los típicos pollitos.

Además de esta Mona de hoy, ayer hicimos otra para Francesc e Isolda. Bueno en realidad no es una mona, es un pastel de chuches. Me parecía que eran demasiados pasteles para un mismo día, y hacía tiempo que tenía ganas de hacer uno. 
Por suerte no estuve sola me ayudaron mi Comadre Eva, Naiara y mi peque Isolda. En este caso Francesc prefirió a la Play. 
Tenemos que perfeccionar mucho la técnica, muchísimo. Pero os la enseño porque fue un “trabajo coral” que las cuatro hicimos con mucha ilusión. 
Es un pastel un poco bipolar, por un lado tenemos a Xavi y Puyol juega que te juega. Por el otro a La Bella y La Bestia baila que te baila. Es lo que tiene ser mamá de la “parejita”
Como no les dejo comer muchas chuches y la verdad es que son buenos, vamos a tener chuches hasta Navidad, pero bueno disfrutamos mucho haciéndola, ¿verdad chicas?
Por último, hoy estoy pesadita, os quiero enseñar un escaparate que vi el sábado en Barcelona y es una cucada. Es una tienda de textil para el hogar. Siempre tienen un escaparate emulando una pastelería pero con paños de cocina y toallas. Pero ahora son Monas de Pascua.
Perdonad por la calidad de la foto, pero a que es una “monería”
Besitos a todos!

Bavarois de chocolate y frutos silvestres

“Whole Kitchen” en su propuesta dulce para el mes de abril nos invita a preparar BAVAROIS.

Este es un postre que cuando era pequeña lo veía mucho en las revistas de cocina que compraba mi madre. Últimamente no lo veo en libros o revistas. De hecho he revisado todos los que tenía en casa y no lo he encontrado en ninguno.
Por tanto me he ido a buscar la receta a un clásico de la cocina como es “1080 Recetas de Cocina” de Simone Ortega.
Este libro recoge distintas  propuestas para la bavarois y yo he hecho un mix de un par de ellas.
Paso a explicárosla:

Bavarois de chocolate y frutos silvestres


Ingredientes:
2 yemas
2 claras
6 cucharadas soperas de azúcar
500 g de nata montada
6 hojas de gelatina
200 g de chocolate para fundir
Un sobre de gelatina de frambuesa
100 g de frutas silvestres
Un pellizco de sal

Preparación:
Ponemos a hervir un cuarto de litro de agua. Cuando esté hirviendo le echamos el contenido del sobre de gelatina de frambuesa y no paramos de remover con las varillas. Le añadimos un cuarto de litro de agua fría y removemos durante un par de minutos. Lo volcamos en el molde en el que vayamos a cuajar la bavarois y lo metemos en la nevera.

Ponemos a fundir el chocolate, cortado en trozos, en el  microondas de treinta en treinta segundos. Cuando esté lo reservamos, fuera de la nevera.
Ponemos a remojo las hojas de silicona en agua bien fría. Cuando estén reblandecidas las ponemos en el recipiente del chocolate y lo mezclamos. Si no está suficientemente caliente como para que se deshaga la gelatina lo metemos unos veinte segundos en el microondas para que se deshaga. Después lo mezclamos todo enérgicamente. Reservamos.
Batimos las yemas con el azúcar y las incorporamos al chocolate. Montamos las claras con una pizca de sal muy firmes y lo incorporamos también al chocolate junto con la nata montada. Lo mezclamos todo con movimientos envolventes.
Ponemos la mezcla en el molde donde tengamos la gelatina y lo dejamos en el frigorífico durante al menos tres horas.
Desmoldamos y servimos acompañado de frutos silvestres frescos.

Feliz día de la “Mona” a todo el mundo. Después vuelvo con la Mona de Arnau. Voy a llevársela!

Sant Jordi

Hoy celebramos la diada de Sant Jordi. Aquí en Catalunya es un día muy especial ya que los hombres regalan a sus enamoradas una rosa y ellas a sus enamorados un libro. Es una maravillosa tradición ya que la venta de libros se dispara y compran libros muchísima gente que durante el resto del año no lo hace. Y quién sabe quizás aunque no tengan costumbre alguien le coja el gustillo a leer.
Todos los pueblos y ciudades se llenan de puestecitos en los que comprar el libro o la rosa. Mi familia y yo nos hemos ido a Barcelona a pasear. La ciudad estaba espectacular, llena de letras y rosas. Y también llena de gente… No se podía practicamente andar por sus calles.

Yo he tenido muchísima suerte porque me han regalado una rosa y lo que más ilusión me hace, LIBROS!!!!!

Y encima de esto mi amiga Sonia me ha regalado otro “libro” que me ha hecho mucha ilusión:

Sonia hace manualidades muy chulas con cajas y fieltro. A mí me ha hecho el libro que veis al que ha trasladado la primera entrada de mi blog. ¿A que es una cucada?
Sonia, muchísimas gracias por tu esfuerzo y por tu tiempo!!
Espero que hayáis pasado un feliz día de Sant Jordi, todos aquellos que lo celebréis y los que no, un feliz día.